«BREXIT», incertidumbre y preocupación para las empresas Españolas

«BREXIT», incertidumbre y preocupación para las empresas Españolas

La empresa Cargo Services analiza las incertidumbres referentes al proceso del Brexit y aborda cuestiones aduanales y fiscales a tener en cuenta.

No se descarta una posible prórroga de la fecha de salida hasta la primera semana de julio, en la que se prevé la constitución del nuevo Parlamento Europeo, ni la celebración de un nuevo referéndum, ni tampoco una salida abrupta o cliff edge de Reino Unido a finales de marzo. En este último caso, se convertiría de un día para otro en un país tercero, de modo que se sometería a los aranceles derivados de la cláusula de la nación más favorecida de la OMC –significativos para muchos productos– y se producirían importantes disrupciones aduaneras, regulatorias, legales, financieras y fiscales.

En este contexto, la esperanza que hasta hace poco tiempo parecía imperar entre los agentes económicos sobre la consecución de algún tipo de acuerdo suave entre las dos partes se ha ido diluyendo, y son cada vez más las empresas que han decidido abordar con urgencia un plan de contingencia frente a un Brexit duro o de un no acuerdo.

Desde la perspectiva legal y regulatoria, resulta necesario prepararse ante el no reconocimiento de autorizaciones y licencias de actividad, tramitando, en su caso, un doble registro de productos o nuevas licencias. La posible introducción de medidas sanitarias y fitosanitarias al comercio, las cuestiones relativas a la protección de la propiedad intelectual o a la transferencia de datos personales, así como los impactos directos sobre los contratos en vigor con contrapartes británicas y su posible renegociación, serían otras de las cuestiones que deberían revisarse.

Desde el punto de vista aduanero, más allá de la eventual introducción de barreras arancelarias, puede haber otras no arancelarias, vinculadas a las formalidades logísticas, aduaneras y para-aduaneras (certificados sanitarios, fitosanitarios y veterinarios; inspección de calidad comercial, inspección de seguridad para algunas sustancias, etc.), y otras cuestiones, no tan obvias, como el diferimiento en la recuperación del IVA o los posibles impactos sobre el origen de la mercancía

Por ello, es conveniente llevar a cabo una cuantificación del impacto aduanero (incremento potencial de los costes arancelarios, financieros asociados al pago de IVA y logísticos), tanto bajo la hipótesis de un Brexit duro como de un acuerdo de libre comercio sin aranceles. También resulta necesario el diseño de una adecuada estrategia aduanera, valorando el acogimiento a regímenes suspensivos de IVA y arancel o la obtención del estatuto Operador Económico Autorizado, que tenga en cuenta las formalidades aduaneras (origen preferencial, registros aduaneros y de IVA, garantías de deuda de importación, representantes aduaneros, exportaciones indirectas, etc).

Desde Cargo Services se proponen ayudas para realizar un autodiagnóstico del grado de exposición y preparación ante el mismo en los diferentes ámbitos, para tomar las medidas oportunas, a su vez, recomiendan agilizar dichos preparativos con el fin de minimizar las consecuencias negativas que un escenario sin acuerdo, el próximo 30 de marzo, podría generar en sus negocios con Reino Unido.

 

Fuente: Cargos Services – www.cargoservicesgroup.com 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*